EL SABOR ARTESANAL DEL ÉXITO

Mango   (todo el tiempo)

Fresa       (para las niñas lindas)

Mamey   (si buscas algo diferente)

Mazapan  (recuerdo de infancia)

Tequila   (para inspirar)

 

Estos son algunos de los deliciosos sabores que he tenido la oportunidad de degustar en mi heladería preferida en la ciudad de Tucson, llamada La Garrafa. Desde que el local abrió sus puertas en febrero de 2016, mi familia y yo nos hemos hecho devotos a hacer visitas nocturnas para devorar alguno de los sabores de esta nieve artesana.

La heladería se ha ganado el reconocimiento de la gente de Tucson, ya que tiene casi un 100% de reseñas positivas en las páginas de internet. Los exquisitos sabores los clientes los deleitamos, pero como en cada historia, siempre hay algo más detrás de bambalinas.

En este telón, hay una mujer de perspicaz personalidad, la cual se refleja en todo lo que hoy es La Garrafa. Ella es Mónica González, una mujer mexicana, originaria del estado tequilero de Guadalajara, hace cinco años, ella y su familia se establecieron en la ciudad de Tucson.

Sin embargo, la nostalgia llegó un verano cuando la familia extrañaba esa nieve mexicana que deleitaban en Guadalajara. Mónica le comentó a Diego, su esposo, que sería una buena idea el de comenzar un negocio donde se vendiera nieve de garrafa. En ese momento, en la mente de Mónica nació La Garrafa.

Algunas mujeres pueden identificarse con Mónica, ya que antes de ser empresaria, tenía una vida cómoda gracias al esfuerzo de Diego. Sus mañanas eran relajadas, podía ir con sus amigas a tomar el café, ir a correr, dedicarse al hogar y a sus hijos Diego Jr., Rebecca y Renata. Pero… no se sentía completa. Para saciar un poco su lado profesionista -ya que es egresada de finanzas- Mónica intentó dedicarse a algunos oficios, más no la llenaban.

“Quería sentirme plena, sentir que aportaba económicamente al hogar, es muy bonito ser mamá, pero también soy profesionista” comenta Mónica.

Dar a luz a La Garrafa, requirió esfuerzo y sacrificios de parte de la familia de cinco. Mónica viajó continuamente a Guadalajara para aprender la técnica de elaboración de esta nieve artesanal que todos los mexicanos alguna vez probamos en nuestra infancia.

En un lapso de 10 meses aprendió a hacer la nieve más rica de Tucson. Más esto requería llevarse a los niños a los viajes, pedir permiso de escuelas, llevar docenas de papeles con las respectivas tareas de los niños, y sacrificar tiempo con Diego. Más esto no le impidió continuar, con cada aprendizaje se enamoraba aún más de su idea, intento tras intento hicieron de Mónica una experta haciendo nieve de garrafa.

Mónica no se despega de sus amados hijos, ellos son parte de La Garrafa. Por ejemplo, Rebecca de cuatro años es la mini gerente del local. Ella sugiere sabores (si pruebas el sabor de Oreo, dale las gracias a Rebecca), sabe qué sabor hace falta en la nevera, y es la modelo oficial de la cuenta de Instagram de La Garrafa. Para Mónica eso es muy importante ya que quiere que sus hijos sepan cómo se gana el dinero, la importancia de la constancia, y los resultados del duro trabajo.

“Mi madre me dice que de niña yo siempre tenía una elevada autoestima, lo que me proponía lo lograba. Mi padre me enseño que los bienes materiales cada quien se los gana, y se encargaron de darme una buena educación”, dice Mónica.

Algunos días siente que está siendo egoísta al dedicarle tiempo al negocio, pero sabe que puede dar más de sí, no quiere ser conformista, y no quiere que sus hijos se den por vencidos fácilmente.

“Comencé con miedos, pero esos miedos se disiparon cada vez que alguien entra por la puerta, pide una nieve, y me dice que le ha gustado”, añade.

Como muchas madres y mujeres luchonas que hay en todo el mundo, Mónica comienza su día muy temprano para mandar a los niños a la escuela, y dejar ordenada la casa antes de ir a abrir el local. Hace nieve, habla con proveedores, contesta llamadas, hace entrevistas, y planea los eventos para los cuales está invitada debido al éxito de esa idea que nació un verano, bajo el extremo calor de Tucson.

Por las tardes no para, ya que aún va a casa a preparar cena y a dividirse entre clases de gimnasia, ballet y fútbol. ¡Esa nieve de Acai de seguro le da toda la energía que necesita, ya que esta mujer no para!!

Aunque no descansa, su familia ve a una madre contenta, y eso se compensa, ya que la familia se siente unida debido a la felicidad que ha traído La Garrafa. La cual es descrita por Mónica como una heladería “que no vende nieve, sino que ofrece una experiencia, ya que trae con si un pedacito de México”, y de la dinámica de una familia mexicana.

Diego ha sido para Mónica su columna vertebral, ya que él también ha luchado por este negocio, y por los sueños de Mónica. Su ayuda y apoyo constante se ven manifestado en la alegría de Mónica. Él al igual que su esposa ha entregado horas de trabajo en el negocio, se le ve en los eventos y en la heladería representando los sabores de México.

El empeño de Mónica nos enseña a hacer realidad esas ideas que de repente cruzan nuestras mentes, por tan pequeñas o grandes estas sean, son realizables si te empeñas a ellas. No deberíamos de hacer de nuestros hijos una excusa para no realizar nuestros sueños, pero más bien ellos deberían de ser nuestro impulso, y de eso Mónica es ejemplo.

Fue un deleite conocerle, ya que me recordó a mi madre, quien, al igual que Mónica abrió un negocio y nos tenía con ella todo el tiempo. Un negocio que la hizo autosuficiente, la lleno de satisfacción. Me recordó esas tardes en las que hacía mi tarea mientras en el fondo se escuchaban las voces de los clientes. Su sacrificio nos llevó a la universidad a mi hermana y a mi…

¡Creamos en nosotras mismas, en nuestro potencial, a salir de nuestra zona de confort!!

 

Saludos,

Celia

Advertisements

4 thoughts on “EL SABOR ARTESANAL DEL ÉXITO

  1. ¿Pero donde yo eh estado todo este tiempo nunca eh visto esa heladeria? ¡Quiero probar esa nieve de garrafa, por como describes su sabor y su historia de tras a de ser deliciosa!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s